Translate

jueves, 12 de septiembre de 2013

A LA MANERA DE...

Alguien tuvo la ocurrencia de sugerir que escribiéramos "A la manera de..."... de quien quisiéramos. Yo me acordé de Homero.





LA ESPARTÍADA

Canta, oh, diosa, la cólera de Aquilino, el Bravo, el de broncíneo rostro, cabellera engominada y cuerpo ágil, el favorito de Acción, dios de la Bolsa, y de la diosa Íbex, prima de Riesgo; el que dominaba una gran parcela del parqué a través de sus arriesgadas operaciones bursátiles; el valiente guerrero del tercero C que jamás se amilanó ante las dificultades ni dio por perdida una batalla, el electo Presidente de aquella su Comunidad.

¿Quién de entre los vecinos lanzó la manzana de la discordia? ¿Quién de ellos desató la tormenta que habría de producir tanto infortunio? Fue Colodio, el hijo de Cleta y de Zósimo, el comerciante de impecable guardapolvo y mirada aviesa, quien, como enviado por alguna deidad de ánimo adverso, suscitó, en aquella reunión de la Comunidad de Propietarios, la agria polémica: como dueño de uno de los locales situados en los bajos del inmueble, alquilado a un “cosetodo” desde los tiempos en que Fernando VII usara paletó, se negaba en redondo a la reforma de los espacios comunes y a la acometida de las obras necesarias para la instalación del ascensor. Él, Colodio, hizo valer su voto y asoló con infinitos males al resto de los propietarios.

Porque durante varios años, tantos que hasta Andrea, la hermosa Secretaria de níveos brazos que ocupaba el quinto H, había perdido la cuenta, las huestes del portal número quince de la calle Esparto, constituidas en enfurecido ejército y encabezadas por el Bravo Aquilino, el de broncíneo rostro, libraron la guerra más feroz y despiadada de que se tiene memoria. Fieramente armados con la Ley de Propiedad Horizontal, la Ley de Arrendamientos Urbanos,  la Ley de Ordenación de la Edificación y variada jurisprudencia, solicitaron y obtuvieron la ayuda de una parte del pueblo leguleo y durante años pelearon, como un solo hombre, en diversas Salas de Justicia.

—¡Recobremos nuestro valor! —exhortó Aquilinno a los convencinos antes de partir hacia el Juzgado— No somos rebaño de ovejas ni piara de cerdos, desconcertados ante el acecho de los lobos. Nuestra fuerza es la razón y ella nos asiste; ¡oh, Libra, hermana de Balanza, hija de Ecuánime, que habitas el paraíso de los justos!, tú velarás por nuestra causa. ¡Venceremos!

Y, dicho esto, tomó de la mano a Patronio, el de la voz de trueno y ágiles dedos, el fiel tesorero que habitaba en el cuarto F, y a Andrea, la de los níveos brazos, que cargaba con los libros de Actas, y juntos encabezaron la marcha de aquel ejército de aguerridos soldados, formado por la totalidad de los vecinos del inmueble número quince de la calle Esparto, todos ellos dispuestos a ganar aquella guerra o a morir en el intento.


Esta crónica relata lo que sucedió a lo largo de aquellos diez años, las innumerables batallas que tuvieron que librar, los sufrimientos y penurias a los que tuvieron que hacer frente y los estragos que la lucha causó en ellos, para que  de su valor y su heroísmo quede testimonio imperecedero. 

8 comentarios:

  1. ¡Oh,tú, hermosa Cleta! ¿O será Tecla? aspartaté un momento pá que deje las risas apartás en el buzón quince de la calle Esparto.
    Entoavía mi mari´o, el Zósimo está esperando el cheque del cosetodo pá pagar los desperfectos de tan tamaño desastre.
    Quede testimonio de fecha caducada en tan infausto recuerdo.
    Reverencia señá Tecla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, gracias, señá Rosa.
      Nos alegra que se haya reído con la aventuras de esta nuestra comunidad.
      :-)
      Un abrazo, preciosa.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Pues reírse es buenísimo pa la salud, que lo sepa usted, reina. Porque libera endorfinas y limpia los pulmones y mueve músculos poco utilizados y regula la tensión y baja la glucosa y refuerza el sistema inmunitario. Y creo que también es antiarrugas.
      Así que le voy a recetar unas buenas risas tres veces al día y en un mes... como nueva.
      :-)
      Un besazo, bonita.

      Eliminar
  3. Y es que lo único que hemos cambiado son los nombres y las formas pero no el fondo. En algunos aspectos, como dijo ese filósofo y cantante hispano, la vida sigue igual. Por los siglos de los siglos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya está todo inventado, Josep.
      :-)
      Gracias por leer y por comentar.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. .
    Una parodia así solo tiene una explicación y un origen: la transmigración de las almas. Te he descubierto, Vichoff. Tú, en otra vida, fuiste lazarilla del Divino Aedo (iba a decir Divino Vate, pero queda feo).
    Cienes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no te diría yo que no, jaté. Igual lo mío por la Grecia clásica (que, como sabes, es auténtica de-vo-ción) me viene de ahí.
      :-)
      Cienes, Sapristillo, qué bien tenerte de vuelta.

      Eliminar